Denim con Hombreras

Una chaqueta de denim con hombreras, repite esa silueta ochentera. Aquella en la que el énfasis está puesto en la parte superior del cuerpo.

Grandes hombros cuadrados, revividos estas últimas temporadas. Principalmente por el colectivo Vetements y luego por Balenciaga con el mismo Demna a la cabeza.

Pero, por qué una chaqueta de jeans con hombreras nos parece tan genial que hasta Inditex la tiene como superventas?

 

Denim con hombreras, una contradicción en sí, al ser este un material de obreros que nada tiene que ver con la sofisticación de un corte con grandes hombros. Vetements y el equipo de Demna Gvasalia, comenzaron a reproducir  la silueta de los ’80. Lograda a través de exageradas hombreras (que muchas veces hoy nos toca remover de chaquetas vintage), repetida para sus primeras colecciones.

Pero le dieron un giro, ya que la filosofía del colectivo, se basa en la alteración de prendas convencionales. Por ejemplo, los jeans o chaquetas de denim.

Usando nuevos cortes y siluetas, consiguen transformar prendas existentes, dándoles nuevas proporciones, materiales y actitudes.

Con estas nuevas corrientes, las prendas y la moda son usadas para expresarse, para mostrar a quienes las llevan realmente tal cual son. Sin show, sin adornos, puros.

A través de los diseños de Vetements, la ropa también es la protagonista. Al igual que el antifashion de los 90, no sigue reglas, ni modas, ni tendencias, y crea un estilo propio, con un ritmo propio.

En los 90 mantener el anonimato de quien diseñaba, era posible. Hoy no, ya que los mismos diseñadores prestan su imagen para campañas y fotos. Las que luego son replicadas infinitas veces en internet, convirtiéndolos en parte de la explosión.

Del antifashion del que Margiela fue parte,  Vetements toma sus conceptos principales y los hace propios

-deconstrucción

-reciclaje

-desproporción.

Vetements hace lo mismo que los japoneses de los ’90, como Kawakubo o Yamamoto. Componen siluetas geométricas que se despegan de las líneas curvas del cuerpo y exageran o esconden porciones de este.

Grandes hombros, el foco está puesto en la zona alta del cuerpo.

Al corriente streetwear, y a materiales como el denim, se los transforma, para pasar de ser ropa de calle a ser ropa sofisticada.

El denim, un material que por excelencia, comenzó siendo para uniforme de obreros,  que no se relaciona con siluetas cuadradas, sino que todo lo contrario. Es el material escogido para sacarlo de contexto y exagerar sus formas y proporciones.

No se detuvieron ahi, y le pusieron hombreras de rugbista a delgadas camisetas de algodón. Una especie de miriñaque 2.0 para acentuar una silueta empoderada, tanto femenina como masculina.

Donde los hombros exagerados y cuadrados nos hablan de poder, autosuficiencia e independencia. Es por esto que en los 80, cuando empezó a gestarse ese término de power woman, es que aparece la hombrera exagerada. Para representar a la mujer que tenía su vida independiente de una pareja o familia, trabajaba, se mantenía y se daba sus gustos sola; para recalcar este carácter de poderosa fémina autosuficiente.

En este siglo en que la guerra de los géneros ya debería ser una conversación obsoleta, enormes hombreras, tanto para hombres, como para mujeres, marcan la igualdad de los sexos.

 

*Fotos: Jinni J.

Leave A Comment

Your email address will not be published.