Piel de Pitón

La piel de pitón que ya (casi casi) me estoy aburriendo de ver, a mi me gusta hace tanto tiempo, que hoy me dieron ganas de desempolvar estas fotos, que no había publicado, con mis pantalones de piel de serpiente.

Año 2016, pareciera que hubiera pasado toda una vida. Esa carita no había vivido ni la mitad de la de hoy.

Muchas cosas cambiaron. Los pantalones siguen igual.

Y los sigo usando.

 

La piel de pitón, para mi, es como el charol o vinilo. Cuando recién  empezamos a ver este material pocas se atrevían. Lo encontraban tal vez más para personas a las que les gustan actividades menos correctas que ir a tomar té con la abuela.

Las mismas que después andaban con sus pantalones de charol tan contentas y que probablemente se están planteando comprar algo de piel de pitón. O de la familia del animal print. Algo más osado que una simple cartera.

Mi versión del 2016 les dice que la clave está en mantener el resto de lo que nos pongamos dentro de los básicos. Evitar otra textura de piel o plástica, a no ser de que queramos apostar por un total look de piel de pitón, que es una propuesta casi normal después de la invasión de animal print que hemos visto.

Recordemos que en la moda el deseo funciona por repetición.

Es decir, que cuando vemos algo diferente por primera vez unos pocos se atreven, y luego de tanto verlo repetido en diferentes versiones, los que no se atrevían se comienzan a plantear el tenerlo.

 

Mi combinación de hace dos años me funcionaría totalmente hoy: camiseta blanca básica y blazer de cuadrillé para combinar con la piel de pitón en rojo furioso.

Las botas de bruja con ese taco curvo las verán cada vez más seguido. Porque todo lo que sucedió en los ’90 está volviendo con fuerza.

Y el estampado de piel de pitón, para mi gusto, es más elegante y más especial que el de leopardo. Que si no les había aburrido, ahora si que lo van a detestar. Porque hasta las más clásicas y aburridas, ahora descubrieron el animal print.

Y se lo ponen como si fuera lo más genial que existe.

 

Lo del animal print no es casualidad. En esta época de excesos y de una figura femenina nuevamente empoderada, el estampado animal simboliza muchas cosas acorde a estos valores. Como independencia, exuberancia y seguridad.

Que viva la originalidad, mujeres, hombres y personas, sin etiquetas. Que se atreven a ser como son y no necesitan demostrar nada a nadie.

Porque son felices con ellos mismos.

Este estampado simboliza esa seguridad, o también funciona para tapar la inseguridad. Es como desviar la atención de nuestro verdadero yo a través de fuegos artificiales. Como cuando tiran noticias falsas o muy llamativas para desviar la atención de cosas que realmente son graves.

Sea como sea, elijas lo que elijas, hazlo feliz y orgullosa/o.

Que nadie te cuente qué elegir ni cómo ser.

Leave A Comment

Your email address will not be published.